Bozales y Adiestramiento para perros

Bozales y adiestramiento para perros

La idea de ponerle un bozal a su perro puede ser inquietante. Quizá se pregunte si su mascota puede beber, jadear o incluso respirar mientras lleva un bozal para perros. ¿Es un bozal para perros doloroso o cruel?

Quizá crea que un bozal es la mejor opción para la situación de su perro, pero ¿cómo se decide? Hay ciertas situaciones en las que un bozal puede ser muy útil, y en ocasiones los bozales para perros son incluso necesarios, pero hay otros escenarios en los que un bozal para perros es definitivamente la opción equivocada. ¿Cómo saber cuándo un bozal de perro es útil?

¿Qué tipo de bozal para perros es la elección correcta para su perro? Hay tantas preguntas en torno a este tema cargado de emoción. Aprenda sobre el cuándo, el por qué y el cómo del uso de un bozal para perros, y consulte siempre a un adiestrador de perros profesional para que le aconseje sobre la situación individual de su perro.

Los bozales para perros pueden parecer controvertidos. Al fin y al cabo, se asocian injustamente con perros «agresivos» o «de ataque». Pero la mayoría de los expertos caninos coinciden en que, en un momento u otro de la vida de cada perro, puede darse una situación en la que el propietario necesite utilizar un bozal.

Puede ser por la seguridad del perro, por la seguridad de una persona o por ambas. Por ejemplo, si su perro está gravemente herido, el riesgo de una mordedura de perro aumenta considerablemente. Cuando están muy doloridos, los perros pueden morder cuando intentas transportarlos o tratar sus heridas.

Y no hay forma de predecir cuándo puede producirse esa situación. Por lo tanto, aunque nunca tenga que recurrir a un bozal para perros, es una buena idea entender por qué, cuándo y cómo debe utilizar un bozal en su perro. También es necesario enseñar y entrenar a su perro a tolerar y aceptar el uso de un bozal.

Todos los perros deben aprender a amar el uso de un bozal para que si llega el día en que necesitan usar uno, usted y su perro no se estrese aún más. Aquí hay algunas situaciones que hacen que el uso de un bozal para perros sea seguro y apropiado. Una de las herramientas más humanas que puede utilizar para entrenar a su perro es un bozal, ya que ayudará a controlar su comportamiento, mientras que la protección de ellos, usted y otros.

Por supuesto, con el fin de utilizar realmente un bozal en su perro, usted tiene que conseguir que lo acepten, y que, en sí mismo, toma la formación. Enseñar a su perro a llevar un bozal no es tan difícil como parece, pero hay que tener paciencia y constancia, y trabajar para que su cachorro lo asocie con cosas positivas, como el afecto o las golosinas. Para esta guía, vamos a utilizar el refuerzo positivo a través del método de las golosinas.

Necesitarás: Los siguientes pasos te ayudarán a entrenar a tu perro. Mientras sostiene una golosina y el clicker, saque el bozal e intente que su perro lo huela. En cuanto lo haga, haz clic y dale un premio.

Repita esta operación para conseguir que ponga su nariz en el bozal y, eventualmente, que la mantenga allí durante períodos de tiempo cada vez más largos.Cuando consiga que mantenga su nariz en el bozal por sí mismo, mueva las correas como si fuera a atar el bozal. Continúe haciendo clic y tratando por cada paso que le permitan dar sin sacar el bozal. Una vez que haya colocado el bozal por completo, haga clic y quíteselo para darle otra golosina.

A la mayoría de los perros no les gusta llevar el bozal por primera vez; puede ser una sensación extraña y puede hacer que estén aún más ansiosos cuando vayan al veterinario. Deje tiempo suficiente para entrenar a su perro con el bozal y asegurarse de que se siente cómodo llevándolo. Cada perro es diferente, algunos pueden progresar a través de los pasos en unos pocos días de 3 o 4 sesiones cortas de entrenamiento por día.

Otros perros necesitarán repetir cada paso, o algunos pasos, varias veces antes de progresar. Siguiendo nuestra guía paso a paso convertirá el uso del bozal en una experiencia mucho más placentera para ellos y producirá resultados duraderos. Si sabe que su perro puede ser agresivo, es irresponsable arriesgar la salud y la seguridad de los demás por no tomar las precauciones adecuadas.

Esto no significa que tenga que ponerle un bozal a su perro en todas las situaciones; sólo en aquellas en las que exista la posibilidad de que se produzcan lesiones, basándose en cómo ha reaccionado su perro en situaciones similares en el pasado. Los bozales en sí mismos no son crueles, pero pueden causar problemas de bienestar si no se utilizan adecuadamente. Si sigue las pautas que se indican a continuación, su perro debería disfrutar del bozal.

Los errores más comunes son utilizar el bozal sólo cuando le va a pasar algo desagradable a su perro, por ejemplo, cuando le van a inyectar, esperar que su perro acepte instantáneamente el bozal o dejarlo puesto en exceso. Sin embargo, es importante tener en cuenta que un perro no puede jadear eficazmente cuando lleva un bozal y puede sobrecalentarse cuando hace calor. Por lo tanto, hay que tener cuidado con el tiempo total que un perro lleva un bozal en función de las condiciones meteorológicas.

Para muchas personas, la idea de un bozal evoca una antigua asociación con perros agresivos. Esa impresión puede crear sentimientos de miedo y preocupación cuando la gente oye hablar de un perro con bozal o lo ve. No se puede negar que cuando muchas personas ven a un perro con bozal

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.